domingo, 26 de septiembre de 2021

Cómo cocinar pato criollo


El pato criollo, se dice, procede de América. Se encuentra salvaje en EEUU, México, América Central, Sur América y otras variedades de especies salvajes en América del Norte, Europa y Asia. Lo que conocemos hoy como pato doméstico proviene del pato salvaje o llamado también "Ánade Real". Se dice comenzaron a ser domesticados hace más de 2000 mil años. Los romanos los criaban con fines alimentarios.
Éste es de cuello corto, cuerpo redondeado, patas cortas y tiene un alto porcentaje de grasa. Si le eliminamos la piel va a quedar más parecido a una carne magra. Eso es lo bueno de este animal, tiene opción de consumirse con grasa o no. De los más conocidos existen el pato Pekín y el Barbarie, que se destinan más para el consumo de carne, y luego está el Mulard, que es un cruce entre los dos anteriores y su fin es para el consumo de foie gras. El más consumido es el Pekín, a pesar que el Barbarie es de mayor calidad, ya que su carne contiene menos grasa  y mucho más sabor.
El foie gras  ya se conocía en la época de los  egipcios y griegos, cebando a sus patos.  Hoy en día se somete al ave a una alimentación forzada. Literalmente, le meten la comida por un embudo. Éste se basa en un alto contenido de hidratos de carbono, la mayor parte es grano de maíz. Se alimenta por unos 15 a 20 días. Esto se conoce como embuchado o "gavage" en francés. Éste es un método que se está prohibiendo en muchos países y se está tratando de evitar.
A la hora de comprar un pato debemos tener en cuenta:
 Debe tener un olor fresco, textura firme y su grasa sea de color blanquecina, sin llegar a un color amarrillento. Su carne debe de ser de un color morado oscuro. Si deseamos una carne más suave, las hembras jóvenes cumplen con esa característica. Los huevos contienen vitamina A, E, B entre otras, minerales como fósforo, calcio, potasio y son una gran fuente de proteína. Al contener  tantas vitaminas y minerales, éstos previenen enfermedades en los ojos, fortalece el sistema inmunológico y contiene propiedades anticancerígenas. También favorece al cuidado de la piel y las mucosas.
Esto va a variar según la alimentación del ave y especie.

Hablemos un poco de cómo cocinarlo: si vamos hacerlo entero, debemos procurar una cocción lenta y prolongada para que pierda bastante grasa y a su vez quede bien tierno. Tiene un sabor fuerte, así que puede ir bien con hierbas, frutos secos, frutas, licores como brandy y queda bien con sabores agridulces.

Siempre debemos cocinarlo con una rejilla para que la grasa drene. Podemos saber que nuestro pato está listo cuando vemos que la piel esta crujiente y la grasa ha desaparecido o la temperatura interna es de  165 F (73°C). Tiempo por libra: unos 45 min. Se recomienda, y a mi gusto personal, dejarlo 24 horas en salmuera para mejor resultado. Si vamos a cocinar sólo la Magret del pato, comenzar por el lado de la grasa haciéndole unos cortes incisivos  en forma diagonal al derecho y al revés, que no lleguen hasta la carne. Ésta se consume poco cocida, a gusto personal, cuánto más cocido, más duro queda. De ésta podemos obtener el jamón de pato que se logra sometiendo a la Magret a un proceso de sazonado y secado.

Podemos cocinar el pato criollo de muchas maneras:
Rellenos, deshuesados, enteros, porcionados. Todo ésto puede hacerse estofado, ahumado, confitado, encurtido, todo a la parrilla. Se presta para mucho.
Acordémonos que según la manera que lo cocinemos va a ser el resultado final. Si es en cocciones lentas y prolongadas en un caldo, obtendremos un pato que se deshilacha. Al revés de la parrilla, si lo cocinamos demasiado, nos puede llegar a quedar más duro. Siempre recomiendo bañarlo con alguna sustancia líquida.

Cómo cocinar pato criollo

Ingredientes:
Magret 1unid.
Pera
Durazno
Jugo de limón
Azúcar 1 cda.

Ingredientes para la salsa:
Balsámico 1 tza.
Miel 3 cucharadas
Naranja 1 unid.
Ciruelas 2 unids.
Azúcar 2 cucharadas

Procedimiento:
Hacemos cortes diagonales a la Magret sin llegar a la carne, y la colocamos sobre la parrilla de ese mismo lado. Vamos a poner una vasija de barro sobre la parrilla y le echamos el balsámico, la miel,  la azucar, el jugo de naranja y las ciruelas a la mitad. La zanahoria en tres pedazos grandes, luego la retiramos cuando la salsa empieza a agarrar cuerpo. Partimos la pera a la mitad y el durazno también, sin carozo. Lo pasamos por azúcar con jugo de limón y lo sellamos a la parrilla. Una vez la Magret se comienza a dorar, y vemos que ha perdido grasa, lo volteamos, cocinamos un momento más y retiramos. Bañamos con la salsa y acompañamos con la pera y el durazno caramelizados.

¡Disfrútenlo, gózenlo y compartan! Entonces COCINEN....

martes, 14 de septiembre de 2021

Alfajores caseros

Alfajores caserosIngredientes para los Alfajores caseros:
Manteca - 180 gr
Azúcar - 1 taza
Huevos - 3
Esencia de vainilla - Cantidad Necesaria
Harina - 3 tazas
Maicena - 1/4 taza
Polvo de hornear - 1 cucharada
Leche - 1/2 taza
Dulce de leche repostero - 750 gr
Chocolate cobertura - 150 gr

Preparación de Alfajores caseros: 
Batir la manteca junto con el azúcar hasta llegar al punto pomada, agregar de a uno los huevos y la esencia de vainilla.
Colocar todos los ingredientes secos y tamizados en un recipiente.
Agregar al recipiente, y de a poco, la preparación realizada en un primer momento, comenzando también a verter la leche de manera alternativa.
Colocar la preparación en una manga y formar círculos del diámetro deseado que será el tamaño de las tapas de nuestros alfajores.
Llevar al horno precalentado a 180 grado, por 15 minutos.
Quitar del horno y dejar enfriar.
Llevar el chocolate cobertura a baño maría.
Una vez frías las tapas de los alfajores, rellenar con dulce de leche (en este caso utilizamos 750 gr, pero se puede agregar más o menos dulce de leche según el gusto de cada uno) y bañar con el chocolate caliente.
Dejar enfriar nuevamente y reservar.

La receta de Alfajores caseros es una receta dulce genial, que se puede utilizar para la merienda o el snack tanto para chicos, adolescentes, o adultos.
Esta receta es fácil de hacer y es absolutamente exquisita.
Como todas las meriendas que cocinamos en casa, tienen la ventaja de contar con los mejores ingredientes, frescos y más saludables, además de ahorrar dinero en la compra de productos envasados.
Para la escuela es una merienda genial, podemos envasar y reservar por varios días, para que el niño lleve esta merienda casera exquisita al colegio durante la semana.
Si prueban a preparar esta receta en casa, no olviden comentar cómo les quedó!

viernes, 10 de septiembre de 2021

Chop Suey

Chop SueyIngredientes para el Chop Suey:
Pollo - 400 gr
Caldo - 2 pastillas
Salsa de soja - 30 cc
Maicena - 2 cucharadas
Arroz hervido - 600 gr
Aceite vegetal - 80 cc
Frijoles o alubias, cocidos y escurridos - 400 gr
Apio - 1 taza
Cebolla picada - 1/2 tazas
Champiñones rebanados - 50 gr
Jengibre - 2 gr

Preparación del Chop Suey:
En una olla grande dorar el pollo y, cuando esté listo, retirar el exceso de grasa y conservar en un plato. Aparte, fritar el apio, la cebolla, los champiñones y los frijoles; incorporar el jengibre y el caldo hecho de las pastillas, dejando aparte un poco de este último ingrediente. Dejar hervir la preparación anterior, a fuego medio alto, luego tapar la olla y dejar que se cueza a fuego muy bajo durante 20 minutos. Mientras tanto, combinar el resto del caldo que separó, con la salsa de soja y la fécula de maíz. Mover hasta que quede homogéneo. Añadir la carne a la olla de las verduras junto con el caldo que se ha preparado. Dejar cocinar la preparación hasta que espese el caldo, cuidando de que no se pegue.

Una receta de cocina china que debes probar, el típico Chop Suey en su receta original, para comer algo diferente y probar nuevos sabores!

domingo, 29 de agosto de 2021

¿Por qué se comen ñoquis los 29 de cada mes?

¿Por qué se comen ñoquis los 29 de cada mes? La tradición de servir ñoquis los días 29 nace de una leyenda que se remonta al siglo VIII. Encuentra más historias y mensajes positivos en el blog más bonito de la web!

Vivía entonces en Nicosia (Asia Mayor) un joven médico llamado Pantaleón, quien, tras convertirse al cristianismo, peregrinó por el norte de Italia. Allí practicó milagrosas curaciones por las que fue canonizado. Cierta ocasión en que pidió pan a unos campesinos vénetos, éstos lo invitaron a compartir su pobre mesa. Agradecido, les anunció un año de pesca y cosechas excelentes. La profecía se cumplió y otros muchos milagros.
San Pantaleón fue consagrado -a la par de San Marcos- patrono de Venecia. Aquel episodio ocurrió un 29, por tal razón se recuerda ese día con una comida sencilla representada por los ñoquis. El ritual que lo acompaña de poner dinero bajo el plato simboliza el deseo de nuevas dádivas.

Otro dato de Argentina habla de los inmigrantes italianos que se reunían a celebrar el 29 de junio las fiestas del San Pedro y San Pablo comiendo ñoquis.

Se cuenta también que la costumbre tuvo origen en Italia por el año 1690, en un pueblito del Piamonte, fue a causa de la perdida de las cosecha de trigo, por ese entonces la papa se cultivaba pero solo era para alimentar a los animales, pero dada la miseria una vez más la creatividad humana rindió sus frutos y se crearon los ñoquis de papa salvando así a la población de pasar hambre, desde entonces, los pobladores acostumbraron a reunirse todos los 29 de cada mes (día del Santo Patrono) en la plaza principal para agradecer las cosechas de papas y preparaban platos de ñoquis para festejar, colocando debajo del plato de cada comensal las monedas que podían y al terminar se las repartían como augurio de prosperidad a las parejas que habían elegido ese día para casarse.

En Buenos Aires, a fines de la década del `70 se reunían todos los meses algunos periodistas gastronómicos, alternando cada vez en casa de cada uno, como motivo de la reunión el dueño o dueña de casa preparaba un menú para agasajar a todos, cuentan que en oportunidad de tocarle a “Monona Molina”, justo la fecha cae un día 29, ella conociendo la historia anterior decide preparar para esa ocasión “ñoquis de papa”, aunque simples, nada complicados ni snobs, fueron recibidos con sendos aplausos. Aquella comida dio origen a un club muy particular que se llamó “El Club del Ñoqui” que reunía todos los meses a prestigiosas personas de todos los ambientes culturales y sociales de la Capital porteña y a mucha gente de prensa, pronto se divulgó la costumbre y por ello fue adoptada en muchos hogares y restaurantes que recogieron enseguida la idea y cada 29 reunían a amigos, compañeros de trabajo, familiares, o simplemente uno mismo…

¿Por qué se comen ñoquis los 29 de cada mes?

Recetas relacionadas

Nube de Tags

Abc de Cocina Aceite Aceite de Coco Aceite de Oliva Aceite de Sésamo Aceite de Soja Aceites y Vinagretas Aceitunas Acelga Aceto Balsámico Aderezos Agua Ahorro Ají Ají Catalán Ajo Albahaca Alcachofa Alcaparras Alcaucil Alimentación Alimentos Alimentos transgénicos Almendras Almibar Ananá Anchoas Anís Antioxidantes Aperitivos Apio Arándanos Argentina Arroz Arvejas Asado Atún Avena Azúcar Azúcar Impalpable Azúcar moreno Azúcar Rubia Bacon Bambú Banana Baño María Barbacoa Batata Batidora Bavaroise Belleza Beneficios Berenjena Bicarbonato Bizcochuelo Boniato Bouquet Garni Brandy Brócoli Budín Cacao Café Calabacín Calabacines Calabaza Calamar Caldos Canela Cangrejo Cannabis Capelettis Caracú Caramelo Caramelos Cardamomo Cardo Carne Picada Carnes Castañas de agua Cayena Cebolla Cebolla Colorada Cebolla de Verdeo Cebolleta Cebollitas Celiacos Centeno Cerdo Cereales Cerezas Cerveza Chalote Champagne Champiñon Chauchas Cheesecakes Chile jalapeño Chilli Choclo Chocolate Chocolate Blanco Chocolate en Polvo Chorizo Ciboulette Cilantro Clavo de Olor Cocción Cocina Cocina Argentina Cocina Asiatica Cocina China Cocina Española Cocina Francesa Cocina Italiana Cocina Japonesa Cocina Mexicana Cocina Uruguaya Cocinar Cocinero Coco Coco Rallado Cointreau Col Coliflor Comer Comida Comidas Comino Condimentos Confitados Congelados Conservas Cordero Coriandro Corvina Crema Chantilly Crema de Leche Crema Inglesa Crema Pastelera Cremor Tartaro Crepes Cuchillos Curiosidades Curry Cursos de Cocina Datiles Decoración Decoracion de Platos Demi-Glacé Demi-Glacé Salsas Madre Desayuno Descargas Diamalta Dieta Digestión Dihll Dulce de leche Durazno e-Books Electricidad Electrodomésticos Embutidos Eneldo Energía Enlatados Ensaladas Entradas Escalonia Escarola España Espárragos Espinaca Estofados Estragón Etchalotte Extracto de Carne Extracto de Malta Extracto de Tomate Facebook Fécula Fiambres Filadelfia Finas Hierbas Fondeu Fondos Fotos de Platos Francia Frangélico Fresa Frijoles Frituras Frutas Frutilla Frutos Rojos Frutos Secos Fuego Galletas Gambas Garbanzos Gasto Gastronomía Gelatina Glucosa Gordon Ramsay Granola Grasa de Cerdo Grasa Vacuna Guarnición Guarniciones Guayabas Guindas Guisantes Verdes Habas Halloween Hamburguesas Harina Harina de Garbanzos Harina de Gluten Harina de Maiz Harina de Soja Harina Integral Helados Herramientas de Cocina Hierbas Hígado Hinojo Historias Hogar Hojaldre Hongos Horno Huesos Huevos Humor Ideas Informacion de Alimentos Invierno Jamón Jengibre Judías Verdes Juegos Jugo de Limón Ketchup Kinotos Kirsch Kiwi Lacteos Langostinos Latas Laurel Leche Leche Condensada Leche de Coco Leche en polvo Lechuga Lechuga Romana Legumbres Lentejas Levadura Lima Limón Linguine Lombarda Lomo Maicena Maíz Malvaviscos Mandarina Mango Manicura Manteca Mantequilla Manzana Maquillaje Margarina Marihuana Mariscos Masa Briseé Mascarpone MasterChef Mayonesa Mejillones Melocotón Melón Membrillo Menta Merengue Merienda Mermeladas Mesa México Microondas Miel Morrón Mostaza Mozzarella Muffins Mujeres Muzzarella Nabos Naranja Natillas Navidad Niños Noticias Noticias del Blog Nuez Nuez Moscada Nutella Nutrición Ñandú Ñoquis On Line Orégano Oreos Paella Pan Pan Rallado Panceta Panificación Papa Paprika Parmesano Parrilla Pasas Pascua Pastas Pastelería Pasteles Patata Paté Pato Pavo Pecorino Sardo Pepino Peras Perder Peso Perejil Perifollo Pescados Pesto Pickles Pimentón Pimienta Pimiento Piña Piñones Pizza Platano Platos Calientes Pollo Polvo de Chile Polvo de Hornear Polvo para Hornear Porotos Postres Provenzal Provolone Puerro Pure de Tomates Queso Crema Queso de Cabra Queso Philadelphia Quesos Rabanitos Rábano Rabas Radicha Radicheta Recetas Calientes Recetas con Arroz Recetas con Carne Recetas con Conejo Recetas con Cordero Recetas con Frutas Recetas con Hongos Recetas con Huevos Recetas con Mariscos Recetas con Ñandú Recetas con Pescado Recetas con Pocas Calorías Recetas con Pollo Recetas con Queso Recetas con Vegetales Recetas de Aderezos Recetas de Ensaladas Recetas de Fondos Recetas de Guisos Recetas de Invierno Recetas de Pan Recetas de Pastas Recetas de Pizza Recetas de Postres Recetas de Salsas Recetas de Tartas Recetas Vegetarianas Redes Sociales Remolacha Repollo Repostería Reseña Restaurante Revistas Risotto Romero Ron Roquefort Roux Rúcula Sake Sal Salame Salchichas Salmón Salsa Barbacoa Salsa Bechamel Salsa de Soja Salsa de Tomate Salsa Inglesa Salsas Salsas Dulces Salsas Madre Salud Salvado Salvia San Valentín Sandwiches Seguridad Semillas Sésamo Setas Snacks Soja Solomillo Sopas Sushi Tabasco Tacos Tallarines Tartas Tecnicas y Consejos Tequila Ternera Thermomix Tocino Todas las Recetas Tofu Tomate Tomate Perita Tomates Cherry Tomillo Tortas Tortillas Trucha Trucos Turrones Uñas Uvas Vainilla Varios Veganos Verduras Vermouth Viajes Video Recetas Vinagre Vino Whisky Wok Yogurt Zanahoria Zapallito Zapallo Zucchini